Cerezas poder

Cerezas, poder antioxidante

Hola, un placer verte por aquí. Te escribe Emilia y en el día de hoy te voy a hablar de Cerezas, poder antioxidante

Miércoles 06.06.2018

La Fundación Dieta Mediterránea cree que es importante potenciar los productos de temporada, como las cerezas, ya que «especialmente en el caso de las frutas y hortalizas, nos permite consumirlas al máximo, tanto en el aporte de nutrientes como en su aroma y sabor».

Durante los meses de mayo, junio y julio es la temporada de las cerezas en el hemisferio norte. En el sur, sin embargo, las cerezas se cosechan entre noviembre y febrero. Es un alimento muy apreciado que aporta varios nutrientes.

“Las cerezas son una fuente natural de fibra y ácido fólico. Como el resto de frutas y verduras, tienen un alto contenido de agua (81,2%) y casi no tienen grasa ni sal. Su aporte energético (48 kcal por 100 gramos) procede principalmente de los azúcares que contiene de forma natural. Entre las sustancias bioactivas más importantes se encuentran las antocianinas, principalmente presentes en la pulpa ”, explica Manuel Moñino, presidente de la Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas de las Illes Balears y presidente del Comité Científico de «5 al día», asociación sin ánimo de lucro que tiene como objetivo promover el consumo diario de frutas y hortalizas frescas y sus beneficios.

cerezas

“La fibra es esencial para el sistema digestivo ya que regula el tránsito intestinal, modula la absorción de nutrientes, suministra energía a las células del intestino y produce sustancias que podrían jugar un papel importante en la regulación de los lípidos sanguíneos. Además, tiene una influencia muy beneficiosa sobre la flora intestinal, evitando el asentamiento de otras bacterias ”, explica Moñino, también investigador del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

“Por su parte, el ácido fólico es fundamental durante el embarazo. Además, tiene su papel en el mantenimiento de la función psicológica normal, contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico y ayuda a reducir el cansancio y la fatiga ”, dice el especialista.

Las antocianinas, también presentes en las cerezas, “son un grupo de sustancias con una alta capacidad antioxidante. Si bien se necesitan más estudios para corroborarlo, estos podrían neutralizar los radicales libres y así proteger nuestras células ”, dice.

Pero, ¿qué son los radicales libres? Según Moñino, dentro de nuestras células, la glucosa reacciona con el oxígeno para generar energía pero, al mismo tiempo, se produce la liberación de una serie de compuestos reactivos del oxígeno conocidos como radicales libres, que tienen efectos nocivos sobre las diferentes partes de las células.

«Es un proceso comparable a la inevitable producción de gases tóxicos que se liberan en los motores de combustión alimentados con combustibles fósiles», explica la Fundación Española del Corazón.

Cerezas, menos azúcar de lo que crees

Esta entidad indica que, en una persona joven y sana, los radicales libres son eliminados rápidamente del interior de la célula por los antioxidantes naturales, pero en los pacientes o ancianos esta eliminación es deficiente, lo que conduce a la aparición de enfermedades crónicas y, a la vez, tiempo tiempo, aceleración del envejecimiento.

cerezas

Asimismo, Manuel Moñino señala que «el proceso de oxidación es una de las causas de enfermedades crónicas como las cardiovasculares».

La nutricionista destaca que el consumo de al menos cinco porciones de frutas y verduras, es decir unos 600 gramos diarios, se ha asociado a un menor riesgo de padecer tanto enfermedades crónicas como sus factores de riesgo, como la hipertensión.

En este sentido, es recomendable tener al menos cinco raciones de diversas frutas y hortalizas de temporada y, si es posible, autóctonas, es decir, cultivadas a menos de 90 kilómetros de distancia.

«Un puñado de cerezas, que son entre 15 y 18 unidades, es una porción», dice. Moñino también comenta que, en la temporada de la cereza, «podemos aprovechar para tomar más de una ración al día, pero lo ideal es variar las tres raciones de fruta como mínimo».

Se cree que las cerezas no son aptas para personas con diabetes o para las que quieren perder peso porque presumiblemente son demasiado altas en calorías. Moñino, sin embargo, apunta: «100 gramos de cerezas aportan 48 kcal y este aporte energético se deriva principalmente de los azúcares que contienen de forma natural».

Además, como aclara, «dichos azúcares no llegan al 10% de la composición de la cereza. La fruta debe estar presente en los planes alimentarios de todas las personas, especialmente de aquellas que padecen alguna enfermedad crónica como la diabetes o la obesidad. Cualquier producto o la bebida ultraprocesada aporta muchas más calorías ”, concluye.

Según la Organización Mundial de la Salud cada año podrían salvarse 1,7 millones de vidas si se aumentara lo suficiente el consumo de frutas y verduras. Y una buena elección de fruta son las cerezas que aportan ácido fólico, sustancias antioxidantes, además de potasio, magnesio, hierro y fibra, que ayuda a regular el tránsito intestinal.

Puedes compartir en tu Twitter y Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *