El contenido de sal de los alimentos aumenta en un

El contenido de sal de los alimentos aumenta en un 6 por ciento.

Hola otra vez. En el teclado Ana y en el día de hoy te voy a hablar de El contenido de sal de los alimentos aumenta en un 6 por ciento.

La sal aumentó en promedio un 6% en los alimentos procesados, pero la evolución no fue similar en todos los grupos, ya que el porcentaje disminuyó en diez de ellos.

Estas son las croquetas y los ñoquis; verduras congeladas y enlatadas; arroz y primeros platos; caldos, cremas y sopas; el tomate frito; latas de atún y mejillones; Las pizzas; queso fresco; rebanadas de pan y patatas fritas.

En cuatro, en cambio, la sal aumentó: en los platos preparados de carne y pescado, en los sustitutos de anguilas, fuet y jamón cocido, y sobre todo en bocadillos y galletas, donde la sal aumentó un 118%.

Pan y sal

Mención especial merece el pan, producto que, para su consumo diario, representa casi la mitad de la ingesta diaria recomendada de sal (2,2 gramos).

Los resultados del estudio muestran que la presencia de sal aumentó un 16% respecto a 2006, cuando la UCU constató que su presencia en el pan se había reducido tras el acuerdo alcanzado por los productores con la Administración.

Los autores del estudio concluyen que existe un exceso de sal en los alimentos preparados que es «evitable» y, por tanto, animan a los consumidores que quieran controlar su ingesta diaria a comer más comidas caseras y a reducir los alimentos procesados ​​con un alto contenido de este condimento, como caldos, cremas y sopas, embutidos o surimi.

En las comidas caseras, la sal debe reemplazarse por ajo, limón, hierbas o especias para realzar el sabor.

La OCU aconseja a los consumidores que comparen la cantidad de sal entre diferentes marcas, ya que estos datos aparecen en la información nutricional del empaque.

Si la cantidad se expresa en sodio, se debe multiplicar por 2,5 para obtener el contenido de sal.

Dados los resultados de su análisis, la organización pide a los fabricantes que acepten conjuntamente y reduzcan gradualmente el contenido de sal para ayudar a mejorar la salud del consumidor.

No al exceso de sal

El consumo excesivo de sal en la dieta puede provocar problemas de salud como la hipertensión.

Estudios realizados por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) indican que los españoles consumen el doble de sal (diez gramos) de lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) (cinco gramos) para la población general.

Estos estudios también revelan que el 75% de la sal que consumimos a diario proviene de alimentos procesados.

El contenido de sal en los alimentos ha crecido de media un 6%, según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre la presencia de este condimento en 209 productos elaborados de entre los más habituales de la dieta

Recuerda compartir en tu Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *