Envases y residuos ¿podemos frenar su impacto en el medio

Envases y residuos, ¿podemos frenar su impacto en el medio ambiente?

Hola y mil gracias por leerme. Yo soy Toñi y en el día de hoy te hablaré de Envases y residuos, ¿podemos frenar su impacto en el medio ambiente?

El mundo de la alimentación genera muchos residuos embalaje que tienen un impacto negativo en el medio ambiente.

Laura González, jefa de nutrición y salud de Nestlé, explica cuál es su función embalaje y cuál es la forma más responsable de utilizarlos sin dañar nuestro medio ambiente.

“Debemos reconocer que el mundo de la alimentación genera muchos embalaje y no solo las que vemos cuando vamos a comprar sino muchas otras que no son visibles, pero que sirven para proteger o agrupar muchos productos ”, reconoce la nutricionista.

El mundo de la alimentación genera inevitablemente este tipo de residuos. Estos cumplen una función fundamental como es proteger el alimento para evitar que se contamine, se eche a perder y así evitar que pierda textura, color, sabor y propiedades nutricionales.

«Los embalaje También tienen la función de informar a los consumidores sobre las características de un producto, sus beneficios nutricionales, ingredientes y origen.

Gracias a un correcto envasado podemos disfrutar de alimentos no autóctonos, por eso creo que el debate no es tanto si el envase es necesario o no sino su uso racional y cómo hacerlo lo más ecológico posible ”, explica Laura González.

Botellas de plástico

Uno de los ejes del debate sobre el impacto de embalaje en el cambio climático se pone en plástico. «Es cierto que tienen muy mala prensa y se han convertido en un símbolo de la lucha por la conservación del medio ambiente dado su impacto visual en la naturaleza», dice el experto.

envases y residuos

Juntos debemos asegurarnos de que estos plásticos no acaben en nuestros mares, ríos o vertederos. Para hacer esto, necesitamos innovar embalaje que son más fáciles de reciclar y sensibilizan a la sociedad sobre la importancia del reciclaje. Con ello podremos dar al packaging una segunda y tercera vida y así impulsar la llamada economía circular, propone.

Otro tema de debate es el contenedores desechables. “Estos se han multiplicado por las demandas del consumidor que necesita porciones individuales. El envase garantiza una mejor conservación de los alimentos, pero su número aumenta inevitablemente ”, explica.

Este es un tema complejo porque la retirada total de envases de un solo uso genera más desperdicio de alimentos. Laura González, ante esta situación, apoya la investigación sobre embalaje alternativas reciclables y reutilizables.

Empresas alimentarias

Las empresas alimentarias también juegan un papel importante en este asunto.

«Este problema es tan complejo que no depende solo de las empresas. Si queremos una solución, debemos encontrarla entre todos, debemos involucrar a gobiernos, agricultores y ganaderos, empresas de alimentos, cadenas de supermercados, comercios, ONG y ciudadanos», defiende.

Nestlé, expone su gerente de salud y nutrición, se compromete para 2025 a garantizar que todos sus embalaje son reutilizables y reciclables y que todas las botellas de su marca de agua mineral están fabricadas con al menos un 50% de plástico reciclado. Asimismo, esta empresa busca alternativas a los plásticos y desarrolla nuevos proyectos como la creación del Instituto Nestlé de Ciencias del Embalaje.

“También estamos haciendo otras cosas que son más visibles para los consumidores. Por ejemplo, en España acabamos de lanzar el primer producto que tiene una pajita de papel en Europa. Otro producto son unos snacks que ya han nacido en España en un contenedor de papel y que se pueden depositar en el contenedor azul de recogida de papel y cartón ”, añade.

¿Qué podemos hacer?

«Educar para tomar conciencia y luego actuar» es el lema del nutricionista. Es muy importante inculcar la responsabilidad individual en los niños cuando se trata de reciclaje.

“Enseñar a no tirar nada al suelo y que cada contenedor tiene un lugar específico para ser reciclado”, explica.

Es importante que los adultos den ejemplo en el hogar separando adecuadamente los residuos y enseñando a los más pequeños cómo funcionan los diferentes contenedores básicos (amarillo para contenedores, azul para papel y verde para vidrio).

Hay otros como el contenedor marrón para residuos orgánicos y otros especiales que podemos encontrar en los puntos verdes de ciudades y pueblos. Utilizar correctamente estos contenedores es el primer paso para que estos materiales puedan ser reciclados, tratados y transformados en otros objetos y no basura, concluye Laura González.

Los envases y residuos producidos por las industrias alimentarias suponen un grave riesgo para el medio ambiente. Conseguir que sean reutilizables y reciclables son un gran reto para la sociedad. La nutricionista Laura González explica en “El Bisturí” cómo podemos darle una nueva vida a los envases para reducir su impacto en la naturaleza

No te olvides compartir en Pinterest para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *