Esa dieta no restringe los viajes de personas con diabetes

Esa dieta no restringe los viajes de personas con diabetes

Hola, ¿qué tal todo?. Te escribe Inma y hoy voy a hablar de Esa dieta no restringe los viajes de personas con diabetes

Conocer el tipo de comida que encontraremos en el destino, sobre todo si se trata de un país extranjero, es un aspecto fundamental a tener en cuenta, así como seguir los horarios de las comidas y anticipar la duración de los viajes.

“En los viajes, adaptarse a la dieta de cada país es sumamente complejo porque consumes productos diferentes a los habituales, cocinados de otras formas a las que estás acostumbrado y, todo esto, solo por unos días”, advierte Serafín Murillo, consultor de nutrición y deporte de la Fundación Diabetes e investigadora del Centro de Investigación Biomédica Red sobre Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM).

La Diabetes Foundation ha desarrollado las siguientes recomendaciones dietéticas para personas con esta enfermedad:

  • Información: En la fase previa al viaje, es recomendable encontrar toda la información necesaria sobre el tipo de cultura alimentaria existente en el país de destino. Por ejemplo, las personas que usan insulina rápida con cada comida pueden encontrar información sobre el contenido de carbohidratos de algunos de los alimentos más comunes en cada país.
  • Movimientos: Los tiempos de viaje pueden cambiar inesperadamente debido a retrasos o cambios de última hora, por lo que es recomendable contar con suplementos que contengan carbohidratos, en forma de alimentos líquidos o sólidos, como barritas o un pequeño bocadillo, para evitar problemas en los controles del aeropuerto.
  • Educación sobre diabetes: Una de las bases de la dieta en el tratamiento de la diabetes es saber reconocer aquellos alimentos que contienen carbohidratos y saber diferenciarlos de los que prácticamente no los contienen.
  • Porciones de carbohidratos: Las porciones de carbohidratos también pueden variar según el país. En España una ración contiene 10 gramos de carbohidratos, mientras que en otros países como Estados Unidos, México o gran parte de Latinoamérica contiene 15 gramos.
    El pan de centeno es de color oscuro, en comparación con los blancos de trigo duro.  EFE / John Riley
  • Etiquetado: Aprender a leer las etiquetas de los alimentos en otros idiomas es fundamental para poder identificar la palabra carbohidrato o carbohidrato en el idioma del país de destino.
  • Cantidad de carbohidratos: Es importante que la cantidad de carbohidratos sea similar a la que se toma regularmente. De esta manera puede evitar desequilibrios en los niveles de glucosa en sangre.
  • Actividad física: En aquellas situaciones en las que se realiza más actividad física de la habitual, como una ruta de senderismo o visitar una gran ciudad con largas caminatas, se puede incluir una cantidad ligeramente superior de hidratos de carbono, preferentemente en forma de alimentos bajos en grasas. contenido calórico como frutas o bocadillos pequeños, evitando los dulces. En este caso, se recomienda incrementar el número de controles glucémicos para adaptar la ingesta de carbohidratos en función de la actividad realizada.
  • Distribución: Otra dificultad adicional es cómo cada cultivo de alimentos mezcla o distribuye los alimentos, lo que puede dificultar su identificación. Por ejemplo, en algunos países los alimentos no se dividen en porciones individuales, sino que se consumen directamente de un plato principal o de una fuente. En otros lugares se toman pequeñas porciones de muchos alimentos (al estilo de las tapas españolas), lo que dificulta el control de la cantidad consumida. Si es posible, lo mejor es seleccionar la cantidad de comida para comer y ponerla en un plato, ya que esto ayudará a reconocer y medir visualmente la cantidad.
  • Atención: Mientras viaja, es posible comer alimentos contaminados, lo que resulta en malestar gastrointestinal. Esto puede causar un desequilibrio severo en los niveles de glucosa en sangre, con un mayor riesgo de hipoglucemia. Para evitarlo, se recomienda beber preferentemente agua embotellada y evitar los alimentos crudos (ensaladas o frutas), ya que pueden haber sido lavados con agua contaminada.
El verano es época de viajes y si planificamos hasta el último detalle, también se debe de tener en cuenta la alimentación cuando se trata de personas con diabetes. Unos cuidados extra evitarán contratiempos
Otras noticias
Cómo controlar la alimentación de la embarazada con diabetes
Comer bien, la mejor estrategia en la carrera de la vida

Deberías compartir en Pinterest para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *