La dieta que ayuda a mantener la fertilidad

La dieta que ayuda a mantener la fertilidad

Hola, un placer verte por aquí. Yo soy Ana y esta vez te voy a hablar de La dieta que ayuda a mantener la fertilidad

Es una dieta variada, adaptada al peso de cada individuo, rica en productos naturales y sin procesar y baja en grasas. Las frutas y verduras, al menos 5 porciones al día, el consumo habitual de pescado azul y frutos secos, junto con el aceite de oliva son los principales alimentos.

Esta es la propuesta de la ginecóloga Laura García de Miguel, de la clínica de reproducción asistida Tambre en Madrid, que presentó durante una mesa redonda sobre reproducción asistida, fertilidad y nutrición en el contexto de las XXI Jornadas sobre nutrición práctica celebradas en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, recientemente organizado por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).

El estrés oxidativo tiene una causa puramente fisiológica ya que todos los procesos celulares influyen en la creación de radicales libres de oxígeno, pero se ve acentuado por las altas temperaturas en los espermatozoides, como es el caso, por ejemplo, de los hombres que pasan muchas horas sentados; radiación, insecticidas y pesticidas, enfermedades sistémicas (que afectan a varias partes del cuerpo); tabaco; obesidad; falta de ejercicio y mala nutrición.

dieta

Los alimentos ricos en antioxidantes pueden ayudar a reducir el efecto de los radicales libres sobre la salud reproductiva, según estudios citados por el médico. Estos son los antioxidantes que no pueden faltar en la dieta:

  • Vitamina e: en aceites vegetales, como aceite de oliva y frutos secos.
  • Vitamina C: en cítricos, tomate y guindilla. Ponte crudo. Mejora el recuento, la vitalidad y la movilidad de los espermatozoides.
  • Vitamina D: El 80% proviene de la exposición solar y, aunque no es abundante en los alimentos, está presente en pescados, setas y lácteos enriquecidos artificialmente. El impacto de esta vitamina en la fertilidad es tal que hoy en día se prescribe sistemáticamente a mujeres embarazadas.
  • Folato: derivada de la vitamina B, su deficiencia afecta al feto en el tubo neural o espina bífida, entre otros. Es esencial comenzar con el suplemento de folato el mes antes de la concepción. Se encuentra en acelgas, espinacas o legumbres pero a priori ninguna dieta tendría suficiente aporte de folato y es necesario tomarlo en forma de suplementos.
  • Astaxantina: El carotenoide es uno de los antioxidantes más poderosos y da color al salmón, camarón y langostinos.
  • Zinc: Positivo para espermatogénesis (formación de células sexuales masculinas), muy común en las ostras. El alcohol interfiere con la absorción de este mineral.
  • Selenio y magnesio: También se utilizan para la fertilidad masculina. Presente en cereales, semillas, pescado, crustáceos, en el caso del primero, y en derivados del cacao, espinacas y remolacha en el segundo.
  • Beta carotenos: abundante en vitamina A presente en zanahorias, espinacas, calabaza … beneficioso para el revestimiento uterino, pero no se recomienda el exceso.
  • Ácidos grasos poliinsaturados: omega 3 y 6.

La edad, el principal obstáculo

Aunque una vida sana y una dieta antioxidante ayudan en el camino hacia la fertilidad, el principal obstáculo en la vida actual para llevar un embarazo a término es la vejez de la mujer y sus óvulos, dice el Dr. García de Miguel.

Las mujeres nacen con un número limitado de óvulos, unos 500.000, y en promedio entre los 35 y los 38 años el proceso de envejecimiento ovárico comienza tanto en cantidad como en calidad.

«Se espera que las mujeres queden embarazadas en la veintena, pero es entre los 40 y los 50 cuando hay mayor número de mujeres que intentan quedar embarazadas mediante reproducción asistida y es cuando tenemos dificultades para encontrar una calidad suficiente de ovocitos», Él dice.

dieta

Pero la calidad del esperma del hombre también disminuyó. El 15% de los hombres infértiles tienen un seminograma normal en términos de concentración y motilidad de los espermatozoides, pero no es eficaz para la fertilización. Entre un 30 y un 80% de estas alteraciones «podrían deberse al estrés oxidativo», dice el ginecólogo, ya que daña la membrana espermática y perjudica su motilidad y capacidad de penetración en el ovocito.

El peso importa, modera tu dieta

La obesidad (índice de masa corporal superior a 30) va en contra del tiempo de quedar embarazada, como constató en la citada mesa redonda Laura Moreno Ochoa, enfermera de la zona de cría del hospital madrileño Gregorio Marañón.

“La obesidad del IMC va en contra del resultado del tratamiento reproductivo, no solo los necesitamos para adelgazar, sino que lo hagan rápidamente, además de abandonar otros factores de riesgo como el tabaco o el alcohol”, señala.

“Los estudios dicen -asegura- que sólo si las mujeres obesas pierden entre un 5 y un 10% de su peso corporal también pueden quedar embarazadas de forma natural. Mirando las tasas de resultados, perder peso es el primer tratamiento reproductivo que puede existir.

Además, un embarazo obeso puede acarrear problemas a la madre como diabetes, hipertensión o complicaciones durante el parto, mientras que el feto corre riesgo de parto prematuro, muerte súbita, diabetes, obesidad o espina bífida, entre otros riesgos.

La esterilidad responde a una conjunción de factores y uno de ellos es el estrés oxidativo que afecta a las células y que puede dañar al correcto funcionamiento de ovocitos y espermatozoides. Una dieta rica en antioxidantes que combata los radicales libres es la adecuada en la búsqueda de la gestación
Otras noticias
Obesidad y embarazo: la salud de tu bebé en riesgo
Nociones básicas para una buena alimentación en el embarazo

Recuerda compartir en tu Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *