Las madres con trastornos alimentarios se culpan a si mismas

Las madres con trastornos alimentarios se culpan a sí mismas más que los padres

Hola de nuevo. Yo soy Ana y en el día de hoy te hablaré de Las madres con trastornos alimentarios se culpan a sí mismas más que los padres

Esta semana, el coordinador de la Unidad de Trastornos de la Alimentación del Hospital de Bellvitge, Fernando Fernández-Aranda, explicó que en una escala de 5, que evalúa las motivaciones y el estado emocional de los cuidadores, la implicación de las madres es de 2,68, comparado 2.4 de los padres en relación con los trastornos alimentarios.

“Pudimos detectar discrepancias entre padres y madres: dentro de un mismo hogar los sentimientos eran distintos”, dijo Fernández-Aranda en relación al estudio, en el que participaron 281 familiares de 216 pacientes (94,4 % Niñas y niños). 5,6% varones), con una media de 19 años y padeciendo trastornos como anorexia, bulimia (9,3%) o trastorno por atracón (3,7%).

Prueba de la mayor implicación de las mujeres, según este médico, es que el 64,05% de los entrevistados eran madres y el 35,9% padres, datos que muestran “que las madres asumen el papel de egresadas que de padres”.

La encuesta también destaca que las madres desarrollan más sentimientos negativos, como tristeza, miedo, ira o culpa, que los padres.

Según el coordinador de la Unidad de Urgencias del Hospital de Bellvitge, las diferencias entre padres y madres deben atribuirse a «rasgos y dinámicas de personalidad».

Paz mental y esperanza por igual

Sin embargo, los sentimientos positivos, como la tranquilidad, el orgullo por los niños o la esperanza de que se recuperen, ocurren por igual entre madres y padres.

Según sus impulsores, este es el primer estudio en la Unión Europea que se centra en la «carga emocional que sufren los familiares» y que, además, cuenta con una segunda encuesta que analiza las habilidades y aptitudes de 265 familiares de 13 pacientes. hospitales públicos y centros privados.

El cuestionario aborda 27 preguntas sobre aspectos como contextualización, autocuración del cuidador, morderse la lengua, aceptación de enfermedades, inteligencia emocional y resistencia a la frustración.

Los resultados muestran, según el médico, que «donde más dificultades había era en la autocuración y en morderse la lengua», porque «no reprochar nada costaba mucho».

Del mismo modo, esta encuesta también encontró discrepancias entre padres y madres, ya que están más involucrados emocionalmente y tienen «más dificultad para distanciarse de la enfermedad», mientras que los padres «son más distantes y más propensos a venir a verla con un determinado distancia».

Ante esta situación, aconsejó a los padres que estén presentes durante todo el proceso, que se cuiden, que vayan a cenar o de vacaciones sin sentirse culpables, que confíen en sus hijos, que cuenten hasta 10 antes. culpándolos de su conducta alimentaria – «algunas preguntas generan más confrontación que cualquier otra», recalcó y, sobre todo, habla abiertamente sobre el trastorno.

En este sentido, Laia Asso, de la Sociedad Catalana de Pediatría, pidió a todas las familias, especialmente a aquellas con hijos de 0 a 12 años, que adopten «factores protectores», es decir «acciones que se puedan realizar activamente para prevenir enfermedades». .

“Hay que concentrarse en la mesa, el momento privilegiado para poner en marcha todos los mecanismos de comunicación; en casa, con una educación positiva, y en la sociedad, donde hay que desarrollar un sentido crítico en torno a cánones y estereotipos ”, explicó Asso.

Las madres de pacientes con trastornos de conducta alimentaria (TCA) se implican más en el tratamiento y, a la vez, se sienten más culpables que los padres, según un estudio coordinado por el Hospital Clínic de Barcelona, en el marco de la Mesa de Diálogo para la Prevención de estos trastornos

No te olvides compartir en Pinterest para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *