Menu para ninos los alimentos no saludables ganan el juego

Menú para niños, los alimentos no saludables ganan el juego

Hola otra vez. Yo soy Inma y hoy te hablaré de Menú para niños, los alimentos no saludables ganan el juego

En entrevista con EFEsalud, los expertos hablan de su nuevo libro «¿Qué le doy de comer?» (Ed. Paidós) donde examinan situaciones cotidianas en relación con la alimentación infantil, ofrecen ideas de menús saludables y critican la agresividad de la industria alimentaria y la peligrosidad de algunos hombre de influencia en las redes sociales.

Aitor Sánchez, que también es tecnólogo de alimentos, es autor de «Mi dieta es cojea» y «Mi dieta no cojea», mientras que Lucía Martínez escribió «Vegetarianos con ciencia» y «Vegetarianos conscientes».

Aitor Sánchez: Lo que busca el menú infantil es que deje en paz a la familia, que sea fácil, que se pueda comer con facilidad, con alimentos a los que los niños están acostumbrados, que no jueguen con él. Y quien gana el juego son los alimentos poco saludables: croquetas, ñoquis, pasta, pizza … El restaurante también ofrece un menú infantil porque hay familias que se lo dan a los niños.

Desde hace tres décadas hemos visto que en nutrición infantil hay productos pensados ​​para niños, como «mi primer yogur», «barritas de merluza baby», pero no hay alimentos saludables para los niños, no hay «mi primer puerro» … Son alimentos formulados para niños pero que en realidad no cubren ninguna necesidad.

Lucia martinez: Los alimentos saludables para un adulto también son saludables para un niño. El único alimento especialmente diseñado para un bebé sería la alimentación artificial, responde a una necesidad. Todas las leches de continuación, yogures, bizcochos, cereales presentados con imágenes… no solo no son necesarios sino que son perjudiciales. Un niño puede comer la misma tostada o avena que un adulto tiene en el desayuno, solo cambiaríamos el tamaño y la textura de la porción según la capacidad de deglución del niño.

  • ¿De qué abusamos cuando alimentamos a un niño con el llamado menú infantil?

AS: El menú infantil tiene un exceso de alimentos refinados; pasta y arroz blanco; carne procesada, como perros calientes; rebozados (croquetas, ñoquis, patatas …). Aunque contiene todos los macronutrientes (proteína, chorizo; carbohidratos, papas fritas; y grasa, el aceite con el que fritas …), el menú infantil está libre de frutas y verduras frescas porque de postre incluimos lácteos azucarados como yogur, budines o cremas. Es lo contrario de lo que debería ser un menú saludable.

  • También dicen que la comida para bebés no es la mejor ni la única opción y promueven el método de destete dirigido por bebés para introducir alimentos sólidos

LM: Los niños no siempre han comido papilla ni hemos tenido batidora en casa. Hay muchos lugares en el mundo que no tienen estos dispositivos. Sobre esta base, decir que los niños se crían con papilla es bastante cuestionable. El destete dirigido por el bebé es mucho más antiguo que las gachas y ahora lo hemos mejorado, los bebés siempre han comido trozos de comida, como sus padres, e incluso antes de que mamá los masticara cuando no tenía que moler la comida. Esto no es nada nuevo.

  • Recomiendan dar comida de calidad porque el niño ya se ocupa de la cantidad

LM: Los bebés están equipados con un sistema de apetito y saciedad que les dice cuándo detenerse. En un contexto como el nuestro, con mucha comida, un niño no pasará hambre y si tiene hambre te lo hará saber. Es más común que el bebé dé más que menos. Y cuando se ve obligado o distraído por la tele mientras le das de comer, cargamos ese mecanismo de apetito y saciedad que es lo que lo regulará en el futuro y estamos abriendo la puerta al riesgo de relaciones poco saludables con la comida. El consejo de alimentar al niño de acuerdo a su apetito es importante para ser entendido en este contexto de abundancia de alimentos.

Los niños tienen un apetito variable e impredecible, como nosotros los adultos. Alrededor de los dos años hay una disminución del apetito porque comienza un período de crecimiento mucho más lento que dura hasta el comienzo de la adolescencia.

  • Esta abundancia también puede fomentar el capricho del niño por la comida …

LM: Es responsabilidad del cuidador del niño que las opciones indulgentes que tienen en casa sean saludables. Si el capricho del niño es que en lugar de desayunar una manzana, quiere desayunar un plátano bien con el capricho. Pero si sus opciones son cereales azucarados o croissants, esta es la peculiaridad de la que debemos preocuparnos. Déjelo elegir pero revisando la oferta.

  • Hay ideas en el libro que pueden chocar como ir al colegio sin desayunar, propuestas veganas o incluso dejar que los más pequeños se tomen un descafeinado.

LM: Hay niños que beben coca soda que contiene más cafeína y azúcar que el café descafeinado. Es mejor desayunar café descafeinado con leche que con cacao. A muchos niños les gusta y pueden sentirse integrados cuando se trata de café. En Londres hay cafés que ofrecen «bebé cino«, De capuchino.

AS: En cuanto al veganismo, el nuestro constructor Lo social dice que debemos comer carne y pescado y si una familia le quita estos alimentos al niño, estamos en cortocircuito. Pero quizás hay familias que les quitan las nueces y las legumbres a los niños y nadie lo cuestiona. Vivimos en una sociedad donde la carne y el pescado son parte de nuestras principales comidas y no nos preocupamos por las familias que no regalan verduras, legumbres o frutas a sus hijos. Entendemos que esto puede ser impactante, pero hay otros comportamientos alimentarios que son mucho más preocupantes que no darle carne y pescado a su bebé.

El desayuno es un aporte contra el que se ha ejercido mucha presión, tenemos el mantra de que es la comida más importante del día, pero si analizamos lo que comemos en el desayuno (galletas, cereales y cacao azucarado …) se convierte en la peor comida del día. día. El desayuno es una oportunidad para comer, pero no pasa nada si el niño primero no come nada por la mañana y luego lo hace a media mañana en la escuela. Este tema puede resultar abrumador, pero lo que hay es mucho miedo, una herramienta de marketing que utilizan las empresas.

  • El poder de la industria alimentaria, la publicidad agresiva y engañosa y ahora las redes sociales … ¿estamos cada vez más indefensos?

LM: Creo que nos sentimos cada vez más cómodos, cada vez tenemos más información pero la analizamos menos y queremos más y más masticadas, pero no me considero un nativo digital. Las redes sociales son jauja y ante esta situación te envían mensajes sin mayor explicación a una audiencia que les permite interactuar. Podría ser peligroso. Debemos cultivar el espíritu crítico, el análisis y la información en profundidad sobre lo que nos llama la atención, sobre cómo es comer.

AS: Tradicionalmente hemos tenido publicidad a través de canales (medios) convencionales y en los últimos años nos hemos acercado a la publicidad a través de hombre de influencia que, en el caso de la comida, es muy ambiciosa, hay muchos que quieren comer como ellos para ser como ellos … y estamos recibiendo publicidad no declarada de muchas celebridades, deportistas … que atienden a un público vulnerable como los niños . Una vez más la realidad se adelanta a la legislación, no se controla.

Ocho frases en el menú infantil

  • Aitor: «El menú infantil debe ser sencillo y dejar en paz a la familia»
  • Lucía: «Los alimentos saludables para un adulto también son saludables para un niño»
  • Aitor: «Los alimentos formulados para niños, a excepción de la fórmula de inicio, no cubren ninguna necesidad»
  • Lucía: «Es responsabilidad de los cuidadores que las opciones de capricho que tienen en casa sean saludables»
  • Aitor: «Nos preguntamos si a un niño no se le da carne o pescado, pero no nos preocupa que no coma frutas y verduras».
  • Lucía: «Es mejor para el niño tomar un desayuno descafeinado en lugar de cacao»
  • Aitor: «Abordamos la publicidad a través de influencers»
  • Lucía: «Las redes sociales pueden ser peligrosas, envían mensajes sin más explicaciones».
Los niños deben comer los mismos alimentos saludables que los adultos, no debe existir un menú infantil. Pero cuando esta dieta se prepara con la mirada puesta en los pequeños, lo habitual es que abunden los alimentos insanos, como fritos y carnes procesadas, y que se prescinda de verduras y frutas. Los dietistas-nutricionistas Lucía Martínez y Aitor Sánchez nos ofrecen las pautas para que los pequeños coman de forma saludable

No te olvides compartir en tu Twitter y Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *