Nuevas recomendaciones sobre el consumo de grasas y aceites en

Nuevas recomendaciones sobre el consumo de grasas y aceites en un documento de consenso

Hola otra vez. Soy Ana y en esta ocasión te hablaré de Nuevas recomendaciones sobre el consumo de grasas y aceites en un documento de consenso

La grasa está formada por diferentes tipos de ácidos grasos (AG) y es un nutriente importante para una dieta variada y equilibrada, pero su calidad, más que su cantidad, tiene una gran influencia en la salud.

por lo tanto, la FESNAD, en el marco de un Congreso celebrado en Sevilla hace semanas, presentó un detallado documento de consenso sobre grasas y aceites en la dieta de la población adulta española.

Este documento, financiado gracias a la contribución de Unilever, recoge la evidencia científica obtenida de varios estudios publicados entre enero de 2004 y 2014 sobre las grasas en la dieta y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares (infarto de miocardio, angina de pecho y ictus) o diabetes.

El aceite reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares

Las publicaciones fueron examinadas por su calidad, consistencia y relevancia con el fin de emitir recomendaciones válidas; Además, se analizaron datos de encuestas nutricionales recientes en población española.

Una de las novedades del artículo, informan los autores, es que los nutrientes, como los ácidos grasos, ya no se consideran un’Unidad nutricional básica y se le da mayor importancia a los alimentos que las contienen (aceites de frutas o semillas, frutos secos, carnes, lácteos, etc …).

Este nuevo razonamiento se basa en el hecho de que, además de los ácidos grasos, los alimentos contienen multitud de nutrientes, capaces de interactuar con ellos en vías metabólicas relevantes para la salud.

EFEsalud resumió los diferentes ácidos grasos con sus fuentes alimentarias, pruebas y recomendaciones.

Ácidos grasos saturados (SFA)

Fuentes de alimento: Carne y productos lácteos como mantequilla, queso y leche.

Prueba: L’la ingesta de AGS versus carbohidratos aumenta significativamente el colesterol total

Recomendación: Su consumo debe ser lo más bajo posible en el contexto de una dieta nutricionalmente adecuada.

Ácidos grasos trans (TFA)

Fuentes de alimento: Productos lácteos, carnes de rumiantes, repostería, repostería infantil, frituras.

Prueba: A partir de una ingesta energética del 2%, los AGT están relacionados con varios factores de riesgo cardiovascular y contribuyen a un mayor riesgo de enfermedad coronaria.

Recomendación: L’La ingesta de AGT debe ser lo más baja posible y no exceder 1’1% de’energía total.

Ácidos grasos monoinsaturados (MFA)

La dieta mediterránea con frutos secos reduce el riesgo cardiovascular

Fuentes de alimento: Nueces, aceite d’oliva (ácido oleico), aceites de semillas.

Prueba: Las dietas ricas en AGM tienen efectos beneficiosos sobre el perfil lipídico u otros factores de riesgo cardiovascular.

Recomendación: Basado en datos del estudio PREDIMED (PREVENCIÓN con DIETA MEDiterránea), l’El reclutamiento deseable de AGM es del 20/25 por ciento de’energía diaria, con l’aceite d’oliva como fuente principal.

Ácidos grasos poliinsaturados N-6 (PUFA n-6)

Fuentes de alimento: Aceites como girasol, maíz o sésamo; frutos secos como nueces, nueces y piñones; Cereales integrales; margarina.

Prueba: L’tomar AGP n-6 es beneficioso para el riesgo cardiovascular y la diabetes.

Recomendación: L’La ingesta deseable de AGP n-6 está entre el 5 y el 10% de’energía diaria.

Ácidos grasos poliinsaturados N-3 (PUFA n-3)

Fuentes de alimento: Pescados azules como atún, salmón, sardina, caballa, jurel, anguila, anchoa o anchoa; y mariscos.

Prueba: Efecto hipertensivo moderado y reducción de eventos cardiovasculares.

Los alimentos "funcionales" se llaman pimientos, nueces, sardinas o pollo.

Recomendación: Consumir pescado o mariscos al menos tres veces por semana, dos de ellos en forma de pescado azul, para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Totalmente gordo

Prueba: Las dietas ricas en grasas totales son seguras y pueden ser beneficiosas para la salud siempre que la mayoría de las grasas sean monoinsaturadas o poliinsaturadas.

Recomendación: Se puede consumir una dieta rica en grasas totales, en lugar de una rica en carbohidratos, sin ningún peligro para la salud y con posibilidad de mejorarla, siempre que se trate de grasas insaturadas de origen vegetal.

UNA’opinión experta

EFEsalud entrevistado Ana Palencia, Director de Comunicaciones de Unilever, Licenciado en Ciencias Químicas y Doctorado en Nutrición y Metabolismo, en este documento.

¿Qué novedades trae?

Hasta ahora l’la nutrición se ha centrado principalmente en los nutrientes y no tanto en los alimentos. Es decir, evaluó si una dieta es adecuada o inadecuada en función de los nutrientes ingeridos como azúcar, sal, grasa, fibra, etc., más que del alimento en sí: carne, pescado, aceite, frutos secos, fruta, etc.

En este sentido, uno de los conceptos más importantes que aporta este documento es el hecho de que además de los nutrientes, también es fundamental tener en cuenta los alimentos (aceites, semillas, frutos secos, carnes, margarina, pescado, etc.) que contienen los nutrientes ( en el caso de las grasas, cuando hablamos de nutrientes nos referimos principalmente a los ácidos grasos).

Este es un documento técnico dirigido principalmente a profesionales, pero ¿qué consejo se puede dar al consumidor? ¿Cómo traducir el documento de forma útil para los ciudadanos y su salud?

Gran parte del contenido de este documento se puede traducir en recomendaciones para la población en general. Este es uno de los puntos más positivos.

Existen diferentes tipos de grasas: saturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas, que tienen distintos efectos sobre la salud.

El documento destaca que los españoles estamos obteniendo suficientes grasas monoinsaturadas gracias a que ingerimos aceite a diario.’oliva, mientras que para las grasas poliinsaturadas nos encontramos en el rango inferior de la recomendación de la’Organización Mundial de la Salud.

Este hecho es muy importante ya que se ha demostrado que la sustitución del 5% de la energía de las grasas saturadas por grasas poliinsaturadas reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular hasta en un 10% y la enfermedad cardiovascular es la principal causa de mortalidad en España.

Ana, ¿cuál es el desafío en materia de nutrición en un momento en el que confluyen grandes intereses sociales, pero también confusiones, controversias y opiniones muy variadas sobre dietas y alimentación saludable?
1604434810 763 Nuevas recomendaciones sobre el consumo de grasas y aceites en

La nutrición es una ciencia completamente nueva en la que aún nos queda un largo camino por recorrer y en la que debemos aprender mucho. Por lo tanto, la investigación es crucial para ayudar a avanzar en una comprensión más profunda y con un mayor grado de certeza.

Lo que sabemos hasta ahora es que la mejor forma de alimentarnos es seguir una dieta variada y equilibrada, en la que no haya alimentos buenos ni malos, pero todos se pueden incluir pero en las cantidades adecuadas.

Por lo tanto, tenemos muchos desafíos que enfrentar desde diferentes áreas de la sociedad para cambiar a una mejor dieta para la población.

Debemos trabajar junto con gobiernos, empresas, investigadores y profesionales de la salud para ofrecer los mejores productos en términos de nutrición pero también en términos de sabor, así como para incrementar el conocimiento sobre nutrición y educar a la población sobre buenos hábitos alimenticios.

Los medios de comunicación también pueden contribuir a este desafío, ayudando a transmitir mensajes serios y probados a la población, como el Documento FESNAD, y tendencias o voces no científicas mal contrastadas.

Fijarnos en los alimentos que tomamos y no tanto en los nutrientes aislados que contienen, en este caso los ácidos grasos, es una de las novedades de un documento de consenso de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), que actualiza los conocimientos y evidencias sobre el papel de las grasas en la salud
Otras noticias
Alimentación sana, ¿en qué consiste?
La dieta mediterránea aumenta el colesterol bueno

Deberías compartir en Pinterest para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *