Nuevos alimentos si pero no son superalimentos

Nuevos alimentos sí, pero no son superalimentos

Hola, ¿qué tal todo?. Te escribe Inma y esta vez voy a hablar de Nuevos alimentos sí, pero no son superalimentos

Jueves 09.08.2018

Muchas personas han comenzado a comer alimentos como quinua, tempe o semillas de otras culturas hasta el punto de que estos alimentos se están arraigando en nuestras dietas.

En nuestro programa de radio «El Bisturí» se pusieron sobre la mesa algunas dudas sobre estos alimentos. Laura González, jefa de nutrición y salud de Nestlé, resuelve estas preguntas y brinda pautas para una dieta balanceada.

¿Es bueno probar y aprender sobre nuevos alimentos? ¿Enriquece nuestra salud o es mejor limitarnos a lo que sabemos y a lo que nos funciona?

Es cierto que la oferta alimentaria es ahora muy grande y que además de la comida de nuestro entorno podemos encontrar otras novedades y diferentes culturas:

  • La variedad es siempre un factor muy importante a tener en cuenta para que nuestra dieta sea saludable. Y aunque recomendamos alimentos locales y de temporada porque son más nutritivos, más sostenibles y más baratos, no hay problema en incorporar alimentos de otras culturas.
  • Siempre es bueno ampliar nuestra dieta con nuevos alimentos porque aportan variedad a nuestra gastronomía, pero debemos ser conscientes de que no hay superalimentos y que nutricionalmente los alimentos de otras culturas no nos aportan ningún beneficio adicional que no podamos encontrar en ningún alimento de nuestro entorno.

¿Qué alimentos de otras culturas y cocinas te parecen más saludables?

Todos los nutrientes se pueden encontrar en los alimentos disponibles en nuestro medio ambiente. Pero si optara por alguna de las otras culturas, optaría por alimentos fermentados o semillas exóticas porque pueden enriquecer nuestra dieta y ayudarnos a cubrir las porciones recomendadas de algún tipo de alimento. En concreto, los alimentos fermentados como el kéfir, el tempe, contienen probióticos que son bacterias vivas que ayudan a reequilibrar la flora intestinal, fortalecer nuestras defensas y también mejorar nuestra salud en general.

  • En el caso del tempe, también contiene probióticos que son carbohidratos que nuestro cuerpo no digiere y que promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas. En otras palabras: son el alimento de los probióticos y favorecen su producción, contribuyendo así a mejorar la salud intestinal. La intención es que cuando lleguen al intestino, los probióticos lo hagan acompañados de determinadas sustancias, es decir, probióticos que ayuden a su crecimiento y colonización. Esto aumenta el crecimiento de bacterias beneficiosas.
  • En cuanto a las semillas: son ricas en fibra, proteínas, vitaminas y minerales y aunque se utilizan en pequeñas cantidades es recomendable incluirlas en nuestras recetas por sus preciadas propiedades nutricionales. Además son muy versátiles y podemos incorporarlos a diversas recetas. Esto nos ayudará a seguir las recomendaciones de tres a siete porciones semanales de frutos secos y semillas.
  • Hay que tener en cuenta que las semillas exóticas no tienen propiedades mágicas y que esto hace indispensable su uso en nuestra dieta o sustituyen a otras semillas más cercanas a nuestra cultura gastronómica, como las semillas de girasol, calabaza o lino. Es cierto que pueden adoptar una variedad de texturas, sabores y presentaciones, lo que siempre es interesante para una alimentación saludable.

¿Hay alimentos exóticos que aporten más valor nutricional a nuestra dieta o es realmente una moda?

Los alimentos considerados de esta forma son alimentos de otras culturas y no forman parte de nuestra gastronomía tradicional. Pero tenemos que desterrar la idea de que son superalimentos.

Estos alimentos se han utilizado desde la antigüedad para curar, curar enfermedades, retrasar el envejecimiento, incluso para mejorar la sexualidad. En la mayoría de los casos, sus efectos son un simple placebo.

Tienen un componente cultural muy importante para los pueblos que los utilizan. En muchas ocasiones estos alimentos contienen sustancias a las que se les atribuyen propiedades beneficiosas para la salud, aunque no existe suficiente evidencia de sus supuestas propiedades ya que la mayoría de los estudios que se han realizado son pruebas que se han realizado son pruebas in vitro en animales.

No existe un superalimento como tal. En cualquier caso, más que la comida aislada, es el patrón dietético y la variedad en la dieta la mejor manera de suministrar al cuerpo los nutrientes que realmente necesitamos. Una dieta variada, rica en verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos, es la mejor opción para aportar a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita.

¿Qué tipo de alimentos le parecen más recomendados?

Siempre decimos que una dieta saludable debe ser equilibrada, suficiente y variada. La variación es uno de los ejes más importantes de nuestra dieta ya que no existe ningún alimento que contenga todos los nutrientes que necesitamos. Cuanto más variada sea nuestra dieta, más fácil será no carecer de nutrientes. Es decir, comer un poco de todo y en la proporción adecuada es la clave para seguir una dieta sana y equilibrada.

  • Es importante variar los métodos de cocción y favorecer aquellos que sean menos agresivos con la comida, y que además no incorporen muchas grasas en la preparación: por ejemplo el vapor que siempre es mejor que los típicos asados ​​hervidos, a la plancha, papillot, o incluso magros. .
  • LLa verdad es que los alimentos fritos añaden mucha grasa a los alimentos. Si bien no hay problema con comer alimentos fritos de vez en cuando, no debemos abusar de ellos. En la cocina los errores más habituales suelen ser cocinar con mucha grasa y también con mucha sal. Es recomendable cocinar con poca grasa, por este motivo es preferible añadir aceite, si es posible, aceite de oliva, siempre crudo e intentar cocinar con unos pocos aceites o salsas.
  • T.También es importante que si una receta incluye ingredientes como sal, como salsa de soja o encurtidos, o conservas, que tienen mucho contenido de sal, lo mejor es no agregar sal por separado. En este sentido es mejor no llevar el salero a la mesa para no salar demasiado los platos.
  • Sin duda, el modelo de cocina mediterránea es el más adecuado independientemente de la época del año, porque se basa en alimentos vegetales y favorece los de estacionalidad y proximidad. Incluye muchas recetas tradicionales, generalmente con abundantes frutas, verduras, legumbres y en las que el aceite de elección es el de oliva y por tanto entraría en el modelo de dieta saludable.
Alimentos de la dieta mediterránea

En verano, ¿qué tipo de dieta es la más saludable?

La dieta de verano no debe diferir del resto del año. Solo debes tener en cuenta que la necesidad de agua está aumentando. Por eso, en nuestra dieta existen preparaciones ricas en agua, que aportan ese frescor. Por ejemplo sopas frías, ensaladas de todo tipo, asados, verduras salteadas, comemos más pescado, legumbres salteadas …

Los platos que se comen fríos o calientes son típicos de esta época en la que las ensaladas con bases vegetales, la pasta de arroz o incluso las patatas son las reinas de la mesa. Además, la variedad de frutas, verduras y pescados en verano hace que la gastronomía tradicional esté más presente en nuestras mesas y en los menús de los restaurantes.

¿Es recomendable mezclar alimentos exóticos con otros propios de nuestra gastronomía? ¿Realmente la refuerzan? ¿Cómo se pueden implantar estos alimentos en nuestra dieta? En la actualidad los alimentos novedosos han invadido nuestras mesas y, muchas veces, se cree que tienen mejores propiedades que los de nuestra dieta tradicional. ¿Es esto cierto?

No te olvides compartir en tu Twitter y Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *