Nutricion adecuada para las enfermedades de los ancianos

Nutrición adecuada para las enfermedades de los ancianos.

Hola, un placer verte por aquí. Soy Toñi y esta vez te hablaré de Nutrición adecuada para las enfermedades de los ancianos.

los Guía de nutrición y nutrición de las personas mayores, preparado por doctor Pilar Riobo, jefe adjunto del servicio de endocrinología y nutrición de la Fundación Jiménez Díaz en Madrid y el Dr. José Antonio Sierra, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, de la mano de los miembros de la Comisión de Alimentación y Nutrición de la Fundación Age & Life (Instituto para la mejora, promoción e innovación de la calidad de vida de las personas mayores), ofrece recomendaciones nutricionales para personas mayores que evitan determinadas patologías.

Diabetes

Es una enfermedad crónica caracterizada por un alto nivel de glucosa en sangre. Si no se controla esta patología, la persona que la padece corre el riesgo de sufrir algunas complicaciones. Sin embargo, este riesgo disminuye a medida que los niveles de glucosa se acercan a lo normal. Esto se logra con una nutrición adecuada y, si es necesario, con la ayuda de medicamentos.

  • Recomendaciones específicas:

– En los casos asociados a la obesidad, es muy importante adelgazar, aunque sea levemente (5-10 kg).

– Consuma 5 o 6 comidas al día en horarios regulares.

– Verifica la cantidad de alimentos que aportan carbohidratos y distribúyelos a lo largo del día según el tratamiento indicado por tu médico.

– Reducir el consumo de grasas, no abusar de la sal y limitar los alimentos que contienen azúcares y aumentar el consumo de fibra.

– Recuerda la importancia de la hidratación.

Vivir con diabetes no significa renunciar a sus comidas favoritas. La conclusión es que debe mantener niveles adecuados de glucosa en sangre.

Hipertensión

En las personas mayores, la presión arterial alta suele ocurrir porque las arterias pierden su elasticidad. Cuando esto sucede, el corazón tiene que «trabajar» más. Si este problema no se trata, eventualmente puede provocar problemas vasculares. Los factores que afectan la presión arterial incluyen la obesidad, la falta de ejercicio y la ingesta excesiva de sal.

Cesta con surtido de frutas
  • Recomendaciones específicas:

– En el caso de la obesidad, incluso una ligera pérdida de peso reduce la presión arterial.

– Reducir la sal. Recuerde que los alimentos como el caldo preparado o cortado en cubos, los platos preparados, los productos enlatados, los embutidos, los encurtidos, las salsas industriales o la mantequilla y la margarina tienen un alto contenido de sal.

– Para darle sabor a la comida, utilice otro tipo de especias o unas gotas de limón o vino para realzar el sabor.

Colesterol alto

El colesterol alto no causa síntomas, pero se asienta en las paredes de las arterias y puede obstruir el flujo sanguíneo.

  • Recomendaciones especificasS:

– Reducir las «grasas malas» que aumentan el colesterol malo (las que provienen de productos animales o grasas vegetales extraídas de la palma o coco).

– Beber productos lácteos desnatados.

– Utilice aceite de oliva en lugar de manteca o mantequilla.

– Tomar frutos secos en cantidades moderadas.

– Come pescado azul y limita el consumo de yema de huevo.

– Evite el consumo de alcohol y la ingesta excesiva de azúcar.

Estreñimiento

El estreñimiento crónico es común y promueve la aparición de hemorroides, fisuras anales o divertículos en el colon.

  • Recomendaciones específicas:

– Hacer ejercicio regularmente. También es importante mantener un buen estado de hidratación bebiendo las cantidades recomendadas de líquidos.

– Cuando sienta que necesita ir al baño, no espere, vaya rápido y tómese su tiempo.

– Incrementar el contenido de fibra de la dieta, pero de forma progresiva para evitar el exceso de gases en el tracto digestivo:

– Asegúrese de que sus alimentos sean integrales y aumente su consumo de legumbres, verduras y frutos secos.

– Recuerde beber agua, incluso si no tiene sed.

Osteoporosis

Aunque la osteoporosis tiene una base genética, también está influenciada por factores nutricionales, principalmente la falta de calcio y vitamina D.

  • Recomendaciones específicas:
Anciana bebiendo agua

– Siga una dieta rica en calcio: al menos 2-3 porciones al día.

– Evite el tabaco, el alcohol y el exceso de sal, ya que favorecen la pérdida de calcio a través de los riñones.

– Tener una ingesta adecuada de vitamina D.

– Intente tener una buena postura corporal; Evite los movimientos de flexión hacia atrás, duerma en una cama dura y evite soportar peso.

Falta de apetito

La comida tradicional es la opción ideal y eficaz para comer. Sin embargo, existen situaciones que dificultan que las personas mayores obtengan todos los nutrientes que necesitan de la comida tradicional. Entre estos se encuentra la falta de apetito que puede deberse a varios factores:

– Cambios en el gusto y el olfato que hacen que los alimentos sean indeseables.

Sentirse lleno de inmediato cuando recién comienza a comer.

Tomando medicamentos.

La disminución de la actividad física.

  • Recomendaciones específicas:

– Intente comer juntos y hacer comidas pequeñas, con porciones pequeñas pero frecuentes.

– Reducir el uso de grasas durante la cocción.

– No agregue caldo ni agua a los alimentos.

– Sirva comida caliente y tentadora.

Problemas para masticar y sequedad de boca

Las enfermedades de la boca impiden la correcta masticación y la salivación de los alimentos y dificultan la alimentación. La saliva tiene funciones protectoras y es necesaria para saborear y tragar alimentos. La sensación de «boca seca» se debe a una producción insuficiente de saliva.

puesto de venta de verduras
  • Recomendaciones específicas:

– Consuma alimentos blandos.

– Evite los alimentos muy fibrosos, picantes y secos.

– Cocinar platos guisados, con salsas y caldos.

– Para aumentar la salivación, coma alimentos ácidos y mastique chicle sin azúcar con sabor ácido.

Problemas para tragar o disfagia.

La dificultad para tragar alimentos se conoce como disfagia. Es común en personas con problemas neurológicos. Este problema puede tener consecuencias peligrosas, como el paso de alimentos a los bronquios o pulmones. Además, por miedo a asfixiarse, las personas mayores evitan comer y beber, por lo que pueden desnutrirse y deshidratarse.

Aunque pueda pensar que el agua y otros líquidos son más fáciles de tragar, esta creencia es falsa.

  • Recomendaciones específicas:

– Los alimentos sólidos se deben triturar en un puré, pero con una cantidad adecuada de proteínas.

– La comida debe tener una consistencia homogénea (sin grumos, espinas ni astillas).

– Evite los alimentos que son fáciles de ahogar.

– Procura no ingerir alimentos con dos texturas diferentes (yogur con trozos de fruta, sopa con fideos, leche con trozos de bizcocho …)

– Evite los líquidos claros. La consistencia ideal sería similar a la del yogur o las natillas.

Alimentarse de forma saludable es clave para evitar posibles patologías que pueden llegar a convertirse en un problema irreversible. La Guía para la Alimentación y Nutrición de las personas mayores nos da las claves básicas en casos como diabetes, hipertensión u obesidad, entre otras

Puedes compartir en tu Twitter y Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *