Nutricion parenteral y enteral en pacientes con cancer margen de

Nutrición parenteral y enteral en pacientes con cáncer: margen de mejora

Hola, un placer verte por aquí. Te escribe Eva y en el día de hoy hablaremos de Nutrición parenteral y enteral en pacientes con cáncer: margen de mejora

“Hay un margen increíble de mejora en la nutrición clínica enteral y parenteral”, dice el Dr. Carrato en declaraciones a EFEsalud en relación a este tipo de alimentación por sonda, en el primer caso, o por vía intravenosa, en el segundo caso, indicó. cuando el tracto gastrointestinal del paciente no está disponible para digerir y absorber nutrientes.

En su opinión, «a medida que se miden los signos vitales del paciente, tiene sentido que se revise su estado nutricional para que pueda tener una mejor tolerancia a los medicamentos y aumentar su calidad de vida, para que reciba tratamiento en una estado óptimo «.

Por ello, este experto oncólogo considera necesario «implantar esta cultura en el sistema público de salud» con la colaboración de enfermeras, endocrinólogos, nutricionistas … con un equipo multidisciplinar.

¿Cuáles son las causas de la desnutrición?

Según el informe «Situación de la nutrición parenteral en España» publicado por General Patient Alliance en diciembre de 2018, la prevalencia de desnutrición en pacientes oncológicos varía entre el 20% y el 40% en el momento del diagnóstico y entre el 70 %% y 80% en estadios avanzados de la enfermedad.

Algunos cánceres, como los de pulmón o gastrointestinales, provocan una pérdida de peso significativa en el 60-80% de los pacientes. En general, la desnutrición se asocia con mortalidad y morbilidad, así como con mayores costos hospitalarios.

“Por un lado el paciente tiene la toxicidad del tumor y por otro la toxicidad del tratamiento y si está desnutrido tiene un tercer problema: no tiene colchón, no tiene reservas”, dice el oncólogo.

Un buen estado nutricional, además de mejorar la calidad de vida del paciente, «también evita las complicaciones derivadas de cualquier tipo de tratamiento oncológico».

El informe subraya que, con los nuevos avances terapéuticos (terapias diana, inmunoterapia …) dirigidos sobre todo a pacientes en fase crónica, «se espera una creciente demanda de soporte nutricional en todas sus formas».

Sin embargo, «a pesar de tener tasas de población similares en España para beneficiarse de la nutrición parenteral a las del resto de países de la Comunidad Europea, su uso es menor» y esto se ve agravado por la desigualdad entre las comunidades autónomas, apunta el estudio.

La realidad -según el doctor Carrato- es heterogénea incluso entre los hospitales de una misma comunidad autónoma y se debe a la proximidad o lejanía del Servicio de Endocrinología y a que se ha privilegiado otro tipo de iniciativas distintas a la nutrición, como la psicológica, que también es importante ”.

Nutrición parenteral domiciliaria

La nutrición clínica parenteral es la que se aplica a los pacientes hospitalizados por vía intravenosa debido a la dificultad para utilizar su sistema digestivo.

Según el estudio de la Alianza general de pacientes, esta forma de nutrición «está infrautilizada por falta de práctica en su uso en pacientes oncológicos, tanto de forma integral como complementaria».

Pero el paciente también puede ser atendido en casa a través de la nutrición parenteral domiciliaria, una opción equiparable a la hospitalaria y que conduciría a la calidad de vida y a la humanización de la situación del paciente, alternativa que no es del todo rentable.

“Es necesario que las unidades nutricionales del hospital tengan un vínculo con el médico de familia que es quien aporta desde casa al soporte nutricional del paciente”, indica el médico del hospital Ramón y Cajal.

La prevención previene la desnutrición

Otro inconveniente es que el paciente oncológico, cuando acude al especialista, puede que ya esté desnutrido.

«Se necesita tiempo para llegar al servicio de oncología», explica Carrato. Primero acude a su médico de cabecera quien lo deriva al especialista correspondiente que es quien hace el diagnóstico luego de varias pruebas y esto lleva meses. Antes de ir al oncólogo, es posible que lo operen ”, dice Alfredo Carrato.

«Por eso los mecanismos de prevención contra la desnutrición deben comenzar en la atención primaria», subraya.

«Es obvio que una persona que tiene un tumor del tracto digestivo no se encuentra en el mejor estado y antes de aplicar cualquier tratamiento el estado del paciente debe ser óptimo para tener una mejor calidad de vida y evitar complicaciones», concluye el responsable del Servicio de Oncología del Hospital Ramón y Cajal.

La desnutrición en el paciente oncológico “sigue siendo un problema sin resolver” en el Sistema Nacional de Salud, según un informe de la Alianza General de Pacientes que también considera que la nutrición parenteral está “infrautilizada”, una idea compartida por el jefe del Servicio de Oncología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Alfredo Carrato.

Puedes compartir en tu Twitter y Facebook para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *