Perder peso de manera realista no milagrosa

Perder peso de manera realista, no milagrosa

Hola, un placer verte por aquí. Te escribe Toñi y hoy te voy a hablar de Perder peso de manera realista, no milagrosa

Nuestro experto en nutrición afirma que «las llamadas dietas milagrosas tienden a abusarse», que son las dietas para adelgazar. También cuentan con «mujeres embajadoras como modelos o cantantes» que las refuerzan con su imagen pública.

El motivo se debe a las «modas» de querer perder «mucho peso en muy poco tiempo». Con la llegada del verano aumentan debido a la operación de bikini. “Algunas de estas dietas se denominan milagrosas porque prometen una pérdida de peso superior a la recomendada, que suele ser de 2 kilos al mes y en un período de tiempo demasiado corto”, comenta Anabel Aragón, Responsable de Nutrición de Nestlé.

¿Son saludables las dietas milagrosas?

Una mujer joven haciendo deporte.  EFE / Raúl Sanchidrián

Por lo general, no son saludables y, a la larga, ni siquiera tienen éxito. Bajar de peso en poco tiempo es garantía para recuperarlo rápidamente. Estas dietas limitan o eliminan un grupo específico de nutrientes. También los hay que dependen del consumo de un solo alimento, dice el experto.

Suelen centrarse únicamente en el peso corporal sin tener en cuenta otros factores como la hidratación o el porcentaje de masa muscular y masa grasa. Entonces pierdes peso en forma de fluidos y músculos, lo cual es una muy mala manera. Lo más importante a la hora de adelgazar es que siempre se haga con salud.

¿Cómo abordar una dieta?

Las dietas para adelgazar deben ser realistas y personalizadas. Es muy importante tener en cuenta que en las personas con sobrepeso, en la mayoría de los casos, es difícil alcanzar el peso teórico.

Por lo general, se recomienda perder del 5 al 15% de su peso real. Se pueden lograr pérdidas de hasta el 20% sin comprometer la salud física y mental de las personas. A veces, el objetivo debe limitarse a evitar que el paciente aumente de peso.

Una dieta demasiado estricta puede tener graves consecuencias con deficiencias y desequilibrios de vitaminas y minerales. Los trastornos alimentarios y otros problemas psicológicos como la depresión también pueden ser un factor de riesgo. La pérdida de peso lenta siempre es preferible por dos razones, explica Anabel:

  1. Porque es más difícil recuperar el peso perdido.
  2. Porque permite cambios en los hábitos alimentarios que se traducen en un consumo de alimentos a largo plazo.

Las principales dietas de moda

  • Ayuno: esto implica comer solo unas pocas horas o días. Prohibir comer alimentos o líquidos que produzcan energía. Es muy peligroso e ineficaz, alrededor del 70% de las personas aumentan de peso.
  • Dietas equilibradas: limitar o eliminar determinados alimentos. El principal inconveniente es que el peso perdido es agua y no ayuda a corregir hábitos alimentarios incorrectos.
  • Dietas repetitivas o «aburridas»: te permiten comer solo ciertos alimentos con virtudes adelgazantes, como el té o la piña. Se pierde peso debido a una ingesta baja y no es saludable.
  • Dietas ricas en fibra: solo puede comer frutas, verduras y salvado de trigo. Tampoco es conveniente porque el exceso de fibra produce gases, heces abundantes y mala absorción de otros nutrientes. No es una dieta completa.

Anabel Aragón señala que la mayoría de estas dietas no tienen base científica y carecen de sentido común

Supermercado.  EFE / JULIAN ATENSCHULTE

Otras razones de estas dietas:

  • Religioso: algunas religiones restringen la ingestión de ciertos alimentos.
  • FilosóficoAlgunas personas dejan de comer carne o pescado porque creen que no se debe matar a un animal para comer.
  • Ético-ecológico: en este caso la razón es no comer alimentos de origen animal para no destruir el equilibrio ecológico entre las especies.
  • Por problemas de salud: algunas personas no consumen determinados alimentos debido a su contenido en colesterol.
  • Barato: hay personas que no pueden pagar ciertos alimentos.

Consejos:

  • Pierde peso de forma saludable poniéndote siempre en manos de un profesional de la salud.
  • Reeducación alimentaria para cambiar hábitos por otros más saludables, con una alimentación sana y equilibrada que debe mantenerse en el tiempo.
  • Comprueba el buen estado de nuestro cuerpo.
  • Combinar una dieta adecuada a nuestra constitución con ejercicio moderado.
  • Consuma más frutas y verduras naturales y coma menos alimentos con alto contenido de azúcar y grasa.
  • Limite su consumo de bebidas alcohólicas.
  • No te saltes ninguna comida del día porque es importante distribuir la energía a lo largo del día.
Las dietas muchas veces se ciñen a las “modas”. El Abecedario de la Nutrición llega a la letra “U” con el Uso y abuso de las dietas. Anabel Aragón nos explica que la pérdida de peso debe ser “realista” e “individualizada”, y advierte sobre los riesgos de una mala alimentación
Otras noticias
Dietas localizadas…¿Efectivas?
Los riesgos de las dietas hiperproteicas

Deberías compartir en tus redes sociales para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *