Zumo de trigo verde la llegada saludable de la alta

Zumo de trigo verde, la llegada saludable de la alta cocina

Hola, ¿qué tal todo?. Soy Toñi y en esta ocasión te hablaré de Zumo de trigo verde, la llegada saludable de la alta cocina

Así lo hizo Luis Bartolomé, chef del restaurante NH Eurobuilding Magerit (Madrid), que tras meses de trabajo e investigación con el producto ha desarrollado una apuesta culinaria que va desde el desayuno hasta la coctelería, explicó a EFE.

El poder del trigo verde radica en el poder oxigenante que ejerce en la sangre gracias a su alto porcentaje de clorofila, cercano al 70 por ciento.

“Químicamente, la clorofila y la hemoglobina, la molécula que transporta el oxígeno en nuestro cuerpo, son 99,9% similares. Cuando se ingiere el jugo hay un intercambio entre el hierro en la sangre y el magnesio en la clorofila que genera más hemoglobina ”, dice el chef.

Esto hace que «aumente la capacidad de transporte de oxígeno, por lo que depura y depura la sangre, mejora el sistema circulatorio y proporciona un efecto antibacteriano y antiviral», explica el chef.

Por eso es “ideal” desayunar su zumo recién exprimido, de color verde intenso, que Bartolomé mezcla con zumo de manzana, brotes de guisante y queso de Campo Real (Madrid), para darle matices sabrosos. A partir de la semana que viene el hotel estará servido «para dar vitalidad y energía» a los clientes, ya que se considera «nueva vida para el cuerpo».

El chef también trabaja el jugo de trigo verde en sorbetes enfriados con nitrógeno líquido «para que no pierda sus propiedades», en la gelatina que une la espuma y la ralladura de limón congelada, y en las vinagretas, pues comprobó en las catas «las su similitud y aroma con el aceite de oliva virgen extra, para que pueda acompañarlo e incluso sustituirlo, reduciendo calorías ”.

También lo utiliza para acompañar una ensalada de frutas y apunta que también se puede utilizar en cócteles, infundiéndolo en hielo seco con cítricos, jengibre y enebro, por ejemplo, para darle un toque diferente al gin-tonic, bloody mary o vodka.

Para conservar sus propiedades saludables, solo se puede tratar en frío, ya que «la clorofila es muy sensible y se desintegra por encima de los 30-35 grados», dice el chef madrileño.

El poder oxigenante y los efectos curativos de la hierba de trigo por su alto nivel de clorofila han sido probados por científicos como el premio Nobel de Química Hans Fischer desde 1930 y, aunque forma parte de la dieta de muchos vegetarianos, hasta ahora no había dado el salto a la alta cocina

Puedes compartir en tus redes sociales para ayudarnos a mantener este sitio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *